Arsenio Enrico

Arsenio EnricoLa gran revelación del fútbol guaraní desembarcó en el país muy joven y  actualmente milita en las filas del Catastrófico FC.

Nacido en Asunción, sus compatriotas esperaban ansiosos que pateara una pelota de fútbol, debido al parecido de su nombre con el histórico Arsenio Erico, uno de los mejores jugadores sudamericanos de toda la historia del fútbol mundial y el máximo goleador histórico del fútbol argentino.

Ya a los cinco años de edad recibe una oferta de Independiente de Avellaneda de Argentina, club donde brillara el gran Arsenio, pero no pudieron acordar el traspaso con su representante. De todas formas, Enrico viaja a la Argentina acompañado de sus padres y juega en las divisiones inferiores del Sportivo Guaraní de Villa Lugano.

En 1997 gana el premio al mejor jugador en un torneo interzonal y sale goleador, convirtiendo 325 goles en tan solo 24 partidos lo que le da un temible promedio de 13 goles y medio (!!!) por encuentro. En 1999 es cedido a préstamo al Club El Ceibo de Haedo, donde se convertiría en ídolo indiscutido y capitán del primer equipo. Gana la Copa de Morón, el Torneo Apertura del Lejano Oeste y clasifica a su equipo para disputar un partido contra los Cebollitas de Cris Morena.

En dicho partido le hace un gol de penal al obeso arquerito de los dirigidos por la famosa figura de TELEFE, y es ahí donde nacería la famosa frase que convertiría a la serie televisiva en todo un hit: “Fue culpa mía, por no atajar el penal”. Los Cebollitas salen subcampeones, el gordito canta la canción y Enrico suma otro trofeo a sus vitrinas.

Este jugador se caracteriza por su gambeta en velocidad, su definición en el mano a mano, sus vaselinas de mitad de cancha, sus voleas y chilenas, gran técnica con el balón y es letal en los contragolpes. A pesar de su talento, solo jugó para un combinado juvenil de su país y no llegó a desempeñarse en la Selección Mayor.

Se rumorea que El Tata Martino, actual DT de la Selección Argentina, lo habría llamado varias veces a su celular para convencerlo de nacionalizarse como argentino. Si esto ocurre, Enrico tendría muchas chances de jugar el Mundial de Rusia 2018.

Compartir este artículo en:

Dejá tu comentario (Facebook)

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *