Bolugol de Antología

¡Que alguien le avise al arquero donde está la pelota! Pobre tipo, nunca se enteró y cuando quiso fijarse adentro del arco finalmente la encontró. Claro, ¡se la había metido él mismo con el pie cuando se dio vuelta!. Como decía el gran Tu Sam: ¡PUEDE FALLAR!.

Compartir este artículo en:

Dejá tu comentario (Facebook)

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *