El Diego de Medio Oriente

Con ustedes la magia del árabe Saeed Al-Owairan, el 10 histórico de la Selección de Arabia Saudita, en el Mundial de Estados Unidos 1994, partido que cerraba la fase de grupos de la primera ronda. Pavada de gol Maradoniano se mandó este muchacho, al que muchos consideraron mejor que el del mismísimo Diego (es cierto que tuvo una marca un poco más fuerte, pero hay que admitir que no se esquivó al arquero y no fue convertido en cuartos de final contra Inglaterra).

Pero ojito que el gol valió doble para su Selección: ganaron el partido y con esos tres puntos quedaron segundos en el Grupo F, pasando directamente a los octavos de final y relegando a Bélgica a un tercer puesto (aunque los belgas clasificarían igual porque en aquella época competían menos equipos en los Mundiales y clasificaban también los mejores terceros, recordemos que nuestra Selección también clasificó como mejor tercera en su grupo, detrás de Nigeria y Bulgaria).

No les duró mucho el sueño mundialista a los árabes que -al igual que nosotros- cayeron en octavos de final frente a la Selección de Suecia, pero se llevaron esta perlita de recuerdo que será recordada para siempre como uno de los mejores goles en los Mundiales de toda la historia.

Compartir este artículo en:

Dejá tu comentario (Facebook)

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *