Fecha Nº 3 (2013)

No tuvimos que esperar tanto para el regreso del Fulbito Catastrófico pero otra vez hubo que mover el horario (19 hs.) y el lugar (Parador 4) al igual que en la primera fecha de esta caótica y desprolija temporada 2013. 

Se jugó el partido con más interrupciones de la historia. De entrada parecía todo bien porque estaban los diez valientes convocados y pintaba para un lindo partido, a pesar de la fría noche que tocó el Sábado. Matías nunca se presentó a jugar y esto hizo que el partido tuviera muchísimas largas pausas, entre los llamados de Juanchi para ver donde se había metido Mati (incluso usando como intermediario a un máximo dirigente de la AFC) y el llamado de urgencia de Tito para que su hermano se ponga la vestimenta adecuada, se calce los botines y salga de raje para la cancha. Finalmente lo logró.

Podríamos decir que ahí realmente empezó el partido en serio (antes de eso Mariox nos había regalado un golazo por arriba y Darío otro más, haciendo una exquisita jugada individual y definiendo de caño ante la salida del arquero rival). Cuando se emparejaron los equipos y ya no había superioridad numérica, comenzó el ida y vuelta y el momento psicólogico del partido lo tuvo el equipo de Juanchi & Cía. que en una ráfaga de cinco minutos se pusieron a tres goles de ventaja (con un Tito imparable arriba), quedando muy poco para el final.

Pero el equipo de Cherni reaccionó a tiempo: no bajaron los brazos y fueron a buscarlo igual, con el riesgo de quedar mal parados en defensa y perderlo por mucha más diferencia en contragolpes. Pero Mauro comenzó a brillar en defensa (bien parado y haciendo los relevos), Cherni iba y volvía siempre, Fer comenzaba a ser determinante arriba (después que Mariox desperdiciara muchísimos contragolpes de su equipo -se lo notó muy cansado, tal vez por la seguidilla de partidos Jueves/Sábado a la que no está acostumbrado-) y Darío era vital para frenar las estampidas de Juanchi y aportar una salida clara y vertical en ataque.

Al final, con el último respiro, Mariox mete un gol presionando bien arriba (anticipando un pase en el fondo y definiendo con suave toque ante la salida de Rudock) y cambia el ánimo del equipo, que lo termina dando vuelta y logrando así el triunfo agónico por apenas un gol, con Darío casi rengueando en una pata, tras una lesión que tuvo en el transcurso del encuentro. ¡DIGNIDAD!

El pueblo quiere saber

¿Dónde está Matías Ares?

La figura del partido

Darío. Gambeteó siempre para adelante y sobre el final, aún en una pata, fue fundamental para la victoria.

El Premio “Salvatore Schillaci” de la Fecha

Fer, el hermano de Tito. Ya había empezado el partido y le avisaron que viniera ante la ausencia sin aviso de Matías. Se cambió y en menos de 5 minutos ya estaba plantado en la cancha jugando. Faltan más de estos jugadores con este amor por la camiseta.

Compartir este artículo en:

Dejá tu comentario (Facebook)

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *