Fecha Nº 28 (2012)

Partidazo de ida y vuelta en el que el equipo de camisetas blancas se quedó con la victoria tras una olvidable noche para Mariox, quien regaló goles de todos los colores, tanto en el arco como cuando le tocó salir a jugar e intentaba salir jugando desde abajo. Momento difícil para el histórico número once del plantel quien se fue con bronca y haciendo un gesto de silencio hacia la Avenida Rivadavia, donde los autos tocaban bocina a más no poder ya que la barrera de Medrano andaba como el ojete (como siempre). También volvió el Kbe Oña, demostrando que aún está vigente y tiene mucho más para dar.

Y un día volvió. El histórico jugador con pasado en el Club Brisas de Haedo volvió para vestir la camiseta titular del Catastrófico FC. Si señores, estamos hablando nada más ni nada menos que de Marcelo Emilio Oña, quien en esta ocasión vistió la camiseta número 18 cedida por Rudock, ya que por problemas en la utilería del club no poseía su número 32 titular.

El partido fue parejo en general pero como bien dijimos al comienzo de la nota, la “Perla Negra” fue para Mariox, quien se cansó de regalar goles intentando salir jugando de abajo en jugadas infantiles y cuando le tocó ir al arco, salió a cazar mariposas a cada rato. Se contabilizaron al menos ocho goles regalados por este jugador. Ya se habla de incentivos en los pasillos de la AFC, aunque no se vio nada sospechoso al final del partido. Algunos aseguran que el equipo rival prometió pagarle el Gatorade de acá a fin de año, algo a lo que el jugador habría accedido debido a algunos problemas financieros que viene sufriendo estos últimos meses.

Desde la redacción de El Gayfrico podemos decir, en defensa de este histórico miembro consolidado del plantel, que las acusaciones son injustas y más si tenemos en cuenta que durante el transcurso del partido intentó dar vuelta esa pésima imagen y estuvo cerca de conseguirlo ya que hizo un golazo de cabeza (clavándola abajo al ángulo tras un mágico centro del Kbe desde el lateral derecho) y luego hizo otro presionando la salida rival y definiendo sutilmente ante la salida de Rudock. Además, marcó cuatro goles más (incluyendo el que abrió el marcador inicial del partido) y evitó otro en el arco en lo que hubiera sido EL gol de la fecha tras un slalom impresionante de Javi, dejando a tres rivales en el camino.

Cabe destacar un golazo de zurda de Cherni -y después le dicen facho (?)- tras una combinación 100% Brisística con Mariox, clavando la bocha al ángulo superior derecho.

En el equipo ganador podemos destacar a Rudock, quien nuevamente jugó un partidazo, tirando sombreritos y brindando mucha seguridad en defensa (no dejó pasar a nadie) y también a Juanchi (¿cuándo no?) que fue imparable en cada contragolpe. Matías fue fundamental aportando con su incansable ida y vuelta, corriendo hasta el último minuto, sin dar nunca una pelota por perdida y haciendo un pressing tremendo sobre la salida del equipo de camisetas negras (lo cuál dio sus resultados, tal como destacamos en las pelotas perdidas por Mariox al intentar salir jugando).

Un justo ganador y una fecha digna que pudo haber sido para cualquiera. Ganó el que menos se equivocó. A veces, el fútbol es así de simple.

Compartir este artículo en:

Dejá tu comentario (Facebook)

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *