Javitzu Ageshi

El talentoso delantero de la selección nipona ha fichado por el Catastrófico FC desde la temporada pasada.

Se crió futbolísticamente en Fukushima y debutó a los 10 años en el Nankatsu FC, donde jugó para el preseleccionado juvenil que disputó el campeonato Nacional de Japón. Actuó al lado de otras grandes jóvenes promesas niponas, como Oliver Atom, Tom Misaki y el gran portero Benjamin Price.

Una lesión lo mantuvo afuera del campeonato mundial Juvenil y volvió a las canchas debutando en la J-League en el año 1993.

Con la llegada de Takahara a Boca Juniors, en el 2001, el mercado japonés abrió sus puertas al fútbol argentino y Javitzu Ageshi consiguió la nacionalidad argentina (con el alter-ego de Javier Agena y luego agregaría Goya al final, debido a su admiración por el famoso pintor español). Su primer club fue Deportivo Yupanqui, equipo en el que se destacó por sobre el resto marcando 138 goles en 20 partidos. Actualmente sigue siendo el goleador histórico de dicho club.

Lamentablemente otra lesión lo volvió a dejar afuera, esta vez del Mundial de Corea-Japón 2002, donde estaba en la lista previa de 30 jugadores pero finalmente no llegó con la recuperación. Al día de hoy, es su gran cuenta pendiente en su exitosa carrera.

En el 2003 por fin se recupera de su lesión y el Club Atlético Villa Soldati se hace dueño de su pase. No tuvo un gran paso por dicho club, era muy resistido por los hinchas así que pasa (gratis) al Luz y Fuerza de Palomar. Allí jugará hasta el 2007, año en el que decide tomar un tiempo para recapacitar, ya que no había sido convocado para su selección en el Mundial 2006 de Alemania. Una frustración más.

Es convencido para retomar la actividad por su amigo argentino, Juan Andrés “Barrilete Cósmico” Enrico y animado por su amigo ficha por el Catastrófico FC.

Jugador habilidoso, rápido para contragolpear, de buena gambeta. Es capaz de hacer el tiro de remate de Oliver Atton pero no puede romper la red porque en la canchita de Ischia pusieron fierros en el arco (algunos dicen que los llegó a doblar luego de un tiro de atrás de mitad de cancha, pero esto no se pudo comprobar científicamente).

Compartir este artículo en:

Dejá tu comentario (Facebook)

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *